Hábitos para alcanzar todas tus metas

Hábitos para alcanzar todas tus metas

Hábitos, la palabra que te permitirá alcanzar todos tus objetivos

¿Nunca te has preguntado por qué es tan difícil cumplir un propósito de año nuevo? ¿O por qué te resulta imposible seguir una dieta y practicar deporte?

Los hábitos nos ayudan a conseguir todos nuestros objetivos a corto y largo plazo. Ellos son los responsables de que seamos capaces de realizar tareas que a priori son pesadas como, practicar deporte, estudiar o aprender algo nuevo sin que apenas nos cueste esfuerzo.

¡Y en este artículo vamos a aprender todo sobre los hábitos!

¿Hábitos?

Los hábitos son los pilares fundamentales donde estructuras tu rutina, son aquellas acciones que no gastan fuerza de voluntad para acometerse, por lo tanto, son aquellas tareas diarias que haces de una forma casi inconsciente y fácil, como respirar.

Imagínate que tienes una barra de energía diaria de 100 puntos que está dedicada a la fuerza de voluntad, cada tarea que realizas durante el día como: lavarte los dientes, prepararte el desayuno,

ir a trabajar etc. va gastando porciones de esa energía. Contra menos te gusta la tarea que vas a realizar y más duradera en el tiempo es, más consumes de esa barra. Por ello es posible que lavarte los dientes consuma 5 puntos de la barra e ir a trabajar consuma 95 puntos.

Así que lo más probable es que cuando el reloj marca las 12 del mediodía ya no te quede energía en esa barra porque no tienes los hábitos correctos implantados como eje de tu vida y para realizar hasta la más pequeña acción consumes parte de esa limitada energía, que es la fuerza de voluntad.

Esto explica porqué llevas apuntado al gimnasio desde enero y has ido 3 días en lo que va de año, y cenas día sí día también algo rápido y poco saludable.

¿Para qué crear hábitos?

Primero, déjame decirte que el tema de los hábitos es algo tan importante que se han escrito cientos de libros sobre el tema. Se han realizado estudios sociológicos y científicos y lo más importante, TODAS y cada una de las personas que tienen éxito y/o son felices en nuestra sociedad tienen hábitos alrededor de los cuales estructuran su día.

Su punto fuerte es que proporcionan seguridad, estabilidad y orden en la vida de las personas, es por ello que la mayoría de terapias para superar las depresiones incluyen una parte muy importante de creación de hábitos saludables de vida.

Por último, personalmente creo que desarrollar buenos hábitos, es la manera más rápida y efectiva de dejar atrás la mayoría de motivos que producen una depresión

Imagínate todas las posibilidades a largo plazo de integrar hábitos como practicar deporte todos los días, comer bien, aprender algo nuevo cada día…

¿Cómo demonios vas a estar deprimido por algo que puedes combatir creando un hábito?

¿Tienes una crisis de identidad y no sabes lo que quieres? ¡Crea un hábito que te permita desarrollar metas a corto y largo plazo! ¿Tienes la autoestima baja y te ves mal en el espejo? Crea un hábito que te permita practicar deporte y comer sano.

 

Cómo crear buenos hábitos

¡La pregunta del millón! ¿Cómo se crea un hábito de la nada? Los libros más eminentes sobre el tema sitúan que la creación de un hábito nuevo se basa en 3 pilares fundamentales.

-El primero es diseñar el hábito, es decir, tener claro cuál es la meta que esperas conseguir y asignarle uno o varios espacios de tiempo cada día.

En el ejemplo del deporte, sería practicarlo durante 30 minutos cada día.

-El segundo paso, es pasar a la acción desde hoy mismo si se puede, da igual el punto en el que te encuentres.

-Y el tercer paso, es la repetición de la acción hasta que pasa a integrarse como un hábito, que la mayoría de libros sitúan entre el día 33 y el día 66.

Bien, pese a que en los libros se explica de una forma bastante más detallada y algunos (no todos) proporcionan trucos útiles para implementarlos, realmente, creo que explican los conceptos de una forma orientada únicamente a romper el esquema y vender muchos libros.

A mí, personalmente, me parecen una buena guía inicial para empezar a hacerse preguntas y conocer el camino recorrido por otras personas (siempre es útil para evitar cometer algunos errores) pero creo que dejan de contemplar algunos pasos muy importantes.

Cuando estás pensando en crear un hábito, tienes que pensar en varios factores que van de la mano. Son los mismos factores que se usan para la creación de objetivos. Un hábito no deja de ser un objetivo, así que cuando estás diseñándolo también tienes que pensar en: tiempo, adherencia, realismo, medición, satisfacción.

Tiempo:

Tenemos que pensar que todo en la vida tiene un tiempo, por ejemplo, si estás pensando en crear un hábito para practicar deporte, tienes que calcular que como mínimo para notar un cambio significativo, tanto a nivel funcional como a nivel estético, necesitas 1 año. ¿Por qué? Para empezar, necesitas primero deshacerte de los malos hábitos que te ponen la zancadilla, aprender sobre la materia y repetir y repetir hasta que progresas.

Veamos otro ejemplo, quieres crear un hábito para dormir mejor y estar más descansado; pasa lo mismo que con el tema del deporte, necesitas aprender sobre el tema, ¿cómo se duerme mejor? Luego deshacerte de aquellos hábitos que te están impidiendo dormir bien y finalmente repetir y repetir.

Adherencia:

Bien, aquí aparece el factor adherencia; como la mayoría de hábitos, para implementarse y ver sus resultados, requieren un buen tiempo. Necesitan ser adherentes primero, porque si no lo son y son cambios demasiado radicales, nunca vas a implementarlo y lo vas a abandonar antes de conseguir los resultados que deseas, y en caso de que los consigas, acabarás abandonándolos porque no es sostenible en el tiempo.

Siguiendo el tema del ejercicio que comentábamos anteriormente, si pretendes pasar de vago de sofá a entrenar como un triatleta al día siguiente, tu cuerpo no aguantará el ritmo; y hazme caso, te obligará a abandonar.

Realismo:

Estás diseñando un hábito, entiendes su tiempo y sabes que será adherente, pero es importante que sea realista. Tienes horas limitadas al día, compromisos, necesidades básicas y limitaciones como persona. Parece algo muy evidente, pero hazme caso, es muy complicado empezar de 0 en algo y ajustar los factores anteriores de forma exacta.

Un buen truco para no frustrarte es ser flexible en cuanto al objetivo inicial; tal vez si habías previsto que en un mes perderías 30 kg, deberás adaptar el tiempo conforme vayas avanzando.

Medición – Satisfacción:

Necesitas medir el progreso de lo que sea que estés haciendo. Esto te indicará si vas por buen o por mal camino y cuando veas que progresas, aumentarás la motivación y la satisfacción y sin duda esto mejorará la adherencia.

A mí, personalmente, todos los factores anteriores me resultan de vital importancia para diseñar los hábitos, pero al principio igualmente, me resultaba muy complicado porque acostumbramos a ver solo la cima de la montaña y nos olvidamos que para llegar ahí, hace falta recorrer todo el camino. Este fenómeno probablemente ocurra porque vivimos en la sociedad de la gratificación instantánea, donde hay que esperar por muy pocas cosas; un ejemplo de ello es la estructura de las películas.

Normalmente en ellas, el proceso donde el protagonista realiza un cambio drástico y aprende lo que necesita para superar los obstáculos, es lo que menos dura de la película, y está lleno de mini escenas de éxitos que va consiguiendo, acompañado por una música molona que te motiva muchísimo.

Pero en realidad, esos 10 minutos de creación de nuevos hábitos, aprendizaje, mejora personal etc…, son un camino largo y lleno de pruebas que debemos tener el estoicismo y la paciencia de recorrer.

¿Qué hábitos crear?

Bien, la verdad que se pueden crear hábitos para casi cualquier cosa y para conseguir casi cualquier objetivo, pero existen 3 hábitos fundamentales sobre los que se deben asentar todos los demás hábitos.

  • Dormir bien
  • Practicar deporte
  • Comer bien

Estos 3 hábitos son las bases del ecosistema del bienestar, se retroalimentan unos a otros y juntos tienen mucho poder en tu índice de felicidad diaria.

Dormir bien es mágico, si estás bien descansado no solo rindes más, sino que automáticamente eres más feliz. Sé que puede parecer una tontería, ya que en nuestra sociedad se le da poquísima importancia a ese hecho, y a lo primero que le restamos horas en caso de “no tener tiempo” es a dormir.

Por experiencia personal, cuando mejoré mis hábitos de sueño, no sólo empecé a ser más productivo en una semana de haber implantado horarios fijos, sino que empecé a sentirme cada vez más y más feliz. Primero, porque estaba consiguiendo una meta que me había propuesto, y segundo porque estaba bien descansado para afrontar los retos de la vida todos los días. Os recomiendo un libro (enlace de Amazon), ya que este hábito, pese a todo lo que pueda parecer, requiere aprender bastantes cosas para poder dormir bien.

Practicar deporte es el siguiente hábito a implementar. Eres un animal que está hecho para moverse. La vida moderna nos proporciona unas comodidades que realmente eliminan de la ecuación el movimiento y eso nos mata lentamente. Debes de empezar a moverte practicando cualquier deporte que implique fuerza, resistencia, flexibilidad y velocidad.

Finalmente, el último hábito básico es el de comer bien. Con eso no me refiero a comer mucho amigo, sino que lo que es importante es que comas de forma equilibrada. Por desgracia la educación alimenticia que se nos proporcionó de pequeños, estaba absolutamente manipulada por las grandes empresas de comida que existen alrededor del mundo, que incluso actualmente, siguen manipulando estudios científicos y llenan los estantes de los supermercados de cereales “super saludables” para los desayunos llenos de azúcar y mierdas cancerígenas. Es importante que empieces por tomarte muy enserio la alimentación.

(verás que este apartado lo resumo de forma breve ya que pienso dedicar un articulo a cada uno de los 3 superhábitos).

 

Mentores de los hábitos

Toda la sabiduría del mundo está en los libros, y es por esto, que no podía finalizar este artículo sin recomendar los mejores libros y mentores que predican y escriben los pormenores de creación de hábitos.

El mejor sin duda es el libro de Mark Reklau que nos da consejos aplicables al día a día para cambiar tus hábitos en 30 días.

Otro clásico sobre esta misma temática es el libro de Stephen R. Cobey sobre los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

 

Déjame en los comentarios tu opinión sobre el artículo 🙂

 

Si te ha parecido útil compártelo:

2 comentarios en “Hábitos para alcanzar todas tus metas

  1. Un buen artículo!
    Siguiendo estos pasos sí que se podría llegar a conseguir mantener y crear un hábito! Aunque a veces falte un poco de fuerza de voluntad y cueste al principio, son unas buenas premisas a tener en cuenta.

Deja un comentario